Se desconoce Datos Sobre challas en meiggs

10 nológica de la historia social de los teatros en Melipilla a través de los capítulos de este tomo. Campeóní y todo, el objetivo ulterior es determinar las causas que provocaron los cambios sociales, de forma que este estudio se ubica en el contexto propio de la sociología comprensiva 18. Sobre el enfoque teórico Hasta este punto, se han presentado posibles factores que podrían ayudar a explicar las particulares trayectorias de los teatros, mas es pertinente definir la Dispositivo de análisis de esta investigación, que son los teatros de Melipilla 19, comprendidos en un sentido amplio. Porque si correctamente el teatro es un espacio de apreciación artística, siendo ésta su función manifiesta, aún se construye, desde sus inicios, como un hito de urbanidad, espacio de socialización y ventana al mundo de la industria cultural. Asimismo, un Descomposición como éste, focalizado en explicar los cambios sociales de los teatros, rebusca, en última instancia, conocer las prácticas y sentidos que le entregaron las personas al teatro en cuanto espacio de armonía social. Adscribiendo a la formulación de Laclau, quien postula una identificación entre 18 En términos de Weber, la comprensión equivale a toda interpretación que persigue la evidencia, que búsqueda la captación interpretativa del sentido o conexión de sentido. Esto se relaciona asimismo con el objetivo explicativo a posteriori de la sociología comprensiva, es sostener, aquella indagación en las causas que provocan determinado fenómeno. Menciona Weber: Explicar significa ( ) para la ciencia que se ocupa del sentido de la influencia, algo Vencedorí como: captación de la conexión de sentido en que se incluye una batalla, pero comprendida de modo presente ( ). Weber, Max, Hacienda y Sociedad. Esbozo de Sociología Comprensiva, Segunda estampación en castellano, decimotercera reimpresión, México, Fondo de Cultura Económica, 1999, p Al aparición del capítulo 1 se establece una caracterización de la zona de Melipilla. las nociones de práctica y sentido 20, se debe admitir que toda práctica social lleva consigo inscrito cierto discurso 21 sobre su influencia. Por lo tanto, la tarea a realizar es indagar en aquellos discursos que los grupos sociales, los medios de comunicación de la época, entre otros actores sociales relevantes, inscriben a sus diversas prácticas sociales 22 de forma consciente o inconsciente, de modo que la costura principal en la investigación es preferentemente hermenéutica 23.

En Melipilla la presentación de La Maratón se realizó el 26 de julio de compañía que traería Las del otro ala del río, primera obra escrita por Andrés Pérez, y que contaba con un equipo integrado por Anita González, María Cánepa, Roberto Navarrete y Juan Cuevas. Todo por $50 y $30 pesos. El Comité incluiría asimismo a las artes visuales, con una exposición de óleos, acuarelas y caricaturas del coronel en retiro Mario Jerez Flores, cuyas obras serían rematadas para lograr libros para la biblioteca. Teatro, música, artes visuales, pero todavía identidad y sentido fue lo que buscó el Comité al crear un plan de acto. El primer paso fue establecerse su columna en el diario El Labrador para educar sobre un tópico primoroso-cultural que considerara relevante. El texto inaugural fue dedicado a la caballería. Reseñaba el artículo: Cercano con surgir a la Semblante de la tierra una nueva y gloriosa nación, con relucientes sables en alto y caballos pidiendo rienda, nace a la vida institucional en instantes de culminación la caballería, el armas del parche celeste hace exactamente ciento setenta abriles 266. El segundo fue la charla que dictó el periodista, ex diputado y ex unido cultural en Suiza, Maximiano Errázuriz, sobre identidad chilena, titulada Nueva Institucionalidad. Por motivos que se desconocen, aunque presumiblemente la poca concurrencia que se esperaba para el acto, se cambió el zona del Palace al Serrano. Fue una de las últimas actividades que estaría el perímetro de Plaza de Armas ayer de ser cerrado para siempre. Moría el Serrano y el legado de la colonia españoleaje que había campeado en los primeros cincuenta años del siglo veinte, veía paradojalmente su presencia desteñir en el retrato de una ciudad con otras hegemoníFigura y poderes. Por esos díGanador fallecía 266 El Labrador, 5 de abril de

43 Unidos daban aquellos teatros que pasaban de tener un manifiesto ruidoso, intranquilo, gritón y nada de refinado, a un espacio de abolengo, confort, ostentación y brillo, que Bancal lo que las élites melipillanas rogaban tener por teatro. Pero el Colón no lo daría ni siquiera con la idea de su administrador al instaurar los jueves alemanes, iniciativa que tuvo muy poco arrastre. Al fin de su quinquenio el Colón rondaba el ocaso como un galpón remodelado con desatiendo de brío y una concurrencia poco señorial. Los periódicos se quejaban de las personas que en la Exposición gritaban piropos cuando en pantalla aparecía una chica bella o lanzaban alaridos en los encuentros boxeriles. Estas actitudes con los abriles se elaborarían en sellos identitarios de los teatros en Melipilla, pero imparcialmente eran rechazadas por quienes tenían la idea de que un teatro no se emparentaba con esa conducta, menos aún con hechos habituales como el de algunos palomillas que en las noches de función se dedican a disparar cuescos a los asistentes de platea 125. La prensa, sin ningún eufemismo, responsabilizaba de estos actos a aquellos que ocupaban la parte más inscripción, citación paraíso, o en jerga coloquial anfiteatro. No sólo eso, pedía incluso que fueran reprimidos enérgicamente. El peluseo 126 de los asistentes Bancal un tema de preocupación para las autoridades, pero más que su comportamiento, lo que inquietaba Cuadro el simple hecho de que cualquier persona pudiera asistir a cualquier proyección. Para normar qué se podía ver y qué no, el gobierno de Arturo Alessandri creó el Con- sejo de Censura Cinematográfica, cuya comisión Cuadro ver todos los filmes y dirimir si la película revisada por él es apta para los menores de quince años o si lo es sólo para personas adultas, dejando constancia de ello en cada sello aprobatorio 127.

34 dos por el compositor italiano Giacomo Puccini. El éxtasis fue total. Esas veladas fueron sublimes para quienes añoraban las ornamentos del municipal santiaguino en la ciudad. He aquí los dos acontecimientos líricos culminantes del año que acaba de terminar y del que comienza, en medio de las convulsiones horribles de una combate sangrienta y horrorosa, sin precedentes en la historia de la humanidad 98, fue el comentario para dicha programación del Teatro Melipilla. Sin duda fue lo más cerca que se estuvo de lo que anhelaba la incorporación sociedad melipillana. Probablemente no fue lo que más gustó a las clases medias y populares que acudían a las funciones atraídos por una prensa que promocionaba cada película como la más grande cinta jamás hecha, y todavía de la mano de novedosas estrategias: la entrega de los afiches de las películas. Para la función de Tu vida por el Rey, cinta italiana protagonizada por Alberto Capozzi y Lida Roberty, la promoción del teatro ofrecía la rifa de 20 litografíFigura de los populares actores franceses Gabrielle Robinne y René Alexandre para el intermedio. No quedó ninguna sin dueño. El gran pantalla francés reinaba en las salas de Pimiento y de tanto hacerlo convertía a los personajes en las estrellas del firmamento cinéfilo. Pero no por mucho más tiempo. Esto porque las productoras atavíos en medio de la conflagración no fueron capaces de brindar suficiente material, ni siquiera para sus mercados internos. Llenas de presiones, en medio de una Capital de conflagración, con un mercado en ascuas y un vecino transatlántico creciendo como la espuma, los europeos perderían la hegemonía del mercado universal a manos del nuevo gi- 98 La País, 7 de febrero de gante de la pantalla sobresaliente: Estados Unidos de América. Con cada momento menos cintas disponibles en el mercado, el Teatro Melipilla hizo un esfuerzo y por fin cumplió otro añejo anhelo de la comunidad: la presencia de la zarzuela.

11 Chutas Los Chutas, Aljeris o Cocoreños, representan a un vendedor de productos nativos que cumplía una obligación gratuita para el dueño de la hacienda. Debía resistir a al casa del patrón el día sábado y desempeñar por una semana el oficio de zaguero. Dormía en el suelo, se cubría con andrajos, se alimentaba de barreduras, cuidaba la puerta día y Incertidumbre y recibía de cuota los golpes de sus patrones terratenientes. El traje de Chutas tiene un aerofagia mestizo inconfundible, está lleno de adornos y colores. Su camarada usa delicados vestidos brillantes. Porta en sus chuspas challas que reparte por todas partes, llena de color y festividad a los asistentes, como un punto de carnaval.

Larenas hace referencia al salón de la Escuela 1, que les sirvió para canalizar un entusiasmo presente en la ciudad que hallaba su motivo en ver un espectáculo no chabacano. Con las obras que montamos y que llevamos afloró el entusiasmo y el Ateneo se convirtió en una muchedumbre. Teníamos mucho interés por participar. Como Cuadro habitual, la Indeterminación en que el Ateneo inauguraciónó con su obra, hubo Adicionalmente un cantante de ópera, recitadores, piano, ballet, danzas y coro, poliedro que aún no se estilaba ni acostumbraba personarse únicamente una disciplina o acto por velada. Un ejemplo de esto Cuadro que ni Los Panchos se habían presentado sin ser acompañados de una cinta. Y menos lo iba a hacer el Ateneo, que tendría tanto en la Escuela 1 como en el Teatro Serrano jornadas memorables, aunque este último por esos díVencedor Bancal foco de críticas de los vecinos. Estas apuntaban a que en invierno hacía mucho frío y los calefactores no daban abasto, y en verano el calor requería de ventiladores. Además, la queja apuntaba a la multitud de insectos que molestaban y dejaban ronchas en las piernas de los espectadores. Creemos que será necesario ir de una momento al cambio de firme para rellenar toda la platea, poner una capa de concreto y sobre ella parquet 194. Efectivamente, para esta fecha el Serrano buscaba mejorar y, de hecho, estaba en un estado más cuidado que ayer. Contaba con fuego alterna, otorgando mayor brillo a sus proyecciones y funcionaba sin problemas. Elso del Carmen Contreras inició su trabajo en el teatro en La calidad Bancal buena, sí las butacas eran bien tapizadas, limpias, blanditas, cómodas, aceptablemente cómodas, rememora sobre un tiempo en que si acertadamente el perímetro horas. 194 El Labrador, 1 de julio de

134 Tomando en cuenta esta clasificación, se puede sostener que este libro está situado en el nivel microhistórico. En propósito, se buscaron identificar las razones del descenso y desaparición de los teatros en Melipilla, a través del influjo de los amplios procesos de cambio social y las formas particulares en que los melipillanos, durante el siglo XX, hicieron frente o se adecuaron a dichos cambios sociales. La razonamiento causal del nivel microhistórico, en el cual un proceso amplio condiciona el devenir de una comunidad particular, es especialmente evidente para el caso melipillano con la aparición del primer teatro del siglo XX. En intención, el surgimiento del primer teatro melipillano estuvo más bien adherido al proceso internacional que significó el cinematógrafo, no obstante fuera como desarrollo tecnológico con la masificación del biógrafo y como incremento de una nueva forma de representación artística, es decir, lo que actualmente se denomina comúnmente como séptimo arte. Pues aceptablemente, se puede afirmar que el influjo del séptimo arte que aún Bancal incipiente tuvo incluso mayor efecto para la formación del primer teatro que el de la zarzuela, tipo dominante aunque en el último cuarto del siglo XIX chileno. Campeóní fue descrito en el capítulo 1, en que los empresarios Francisco Lueje y Ramón Roza, dueños del Biógrafo Royal, al ampliar sus instalaciones de calle Valdés, dieron origen al Teatro Apolo. Por otra parte, este teatro generado gracias a la novedad que representaba el cinema, tuvo un predecesor durante el siglo XX, a saber: el Biógrafo Transiberiano, que estando sólo de paso por Melipilla, proyectó filmes durante el año 1907 en la Plaza de Armas de la ciudad. La preponderancia del cinema, asociado a los teatros, fue central para el caso melipillano a lo prolongado de toda su historia. Tanto Campeóní, que al último teatro de la ciudad se le denominó, por parte de su dueño José Massoud, Gran pantalla Palace.

Los artefactos son de la serie Modus marca Bticino color blanco con módulos blancos, El involuntario Caudillo y los automáticos por circuitos se ubican en el tablero domiciliario que se encuentra en el golpe a su sección. Cada circuito fue cableado con cables del tipo y color que la norma recomienda para cada período. En caso de producirse cortocircuitos o cortes de candil, seducir inmediatamente a la Agencia, luego a CHILECTRA y si este organismo da cuenta de la causa Interiormente del edificio se procede a llamar a personal calificado para revisar y reparar Criterios de Mantención. Periódicamente se deben efectuar revisiones y mantenciones a las instalaciones eléctricas, las que deben ser ejecutadas por un Técnico Competente competente para dictaminar las reparaciones a efectuar. Se deben incluir los siguientes aspectos: Estado de enchufes e interruptores. Estado de cables y artefactos. Estado de automáticos y cable tierra. Funcionamiento de la instalación.

Cuenta Elso Contreras: Efectivamente cuando venían en vivo y en directo la Clan llenaba el teatro. No cabía la gente, quedaba afuera, se hacían tres o cuatro funciones con los mismos personajes y como no había otra cosa, no había ni radio acá, porque la Radiodifusión Serrano salió a posteriori, a todos los que venían les iba correctamente. El que venía en vivo y en directo le iba acertadamente y venían varias veces. Los Hermanos Campos con Guadalupe del Carmen vinieron varias veces. Ésta es la Fiesta Chilena, de Radiodifusión Corporación; y Hogar, Dulce Hogar!, de Radiodifusión del Pacífico, eran los programas radiales del momento y en sus pasos por Melipilla cosecharon rotundos éxitos. El primero, ambientado en un rodeo con cantantes y grupos folklóricos, tenía un casi metódico éxito en la ciudad, sobretodo al poner en decorado a cantantes como María Ubilla, Ester Loyola, Alicia López, a los Hermanos Lagos, Ramón Díaz, Lucho Souza y al Dúo Rey Silva. En esas jornadas, Elso Contreras aprovechaba de acercarse a los músicos. Llevaba en sí el sueño de convertirse en un artista, recorrer escenarios y ser un gran folklorista. Como tal, Cuadro la oportunidad de tenerlos al frente y dialogar con ellos. Y Vencedorí lo hizo: Las visitas de Esta es La Fiesta Chilena al resistir al teatro dejaban los instrumentos y cloruro sódicoían a tocar porque llegaban casi siem

Se hicieron apoyar 186 El Labrador, 25 de octubre de por el Agrupación de Amigos del Cuadro, quienes servían como Garlito y críticos de su trabajo. Afincado en dicha escuela construida en 1940 y con un salón de actos con escenario, el Cuadro Artístico redebutó con la obra escrita por Armando Moock, Natacha, en que la directora Isaura Refugio interpretaba el papel de Georgina, Graciela Valenzuela el de Natacha y Ada Casanova a Rosa. La crítica positiva al montaje Específico por parte de la prensa alcanzó aún para alabar los números de variedades que, al igual que siempre, acompañaban cada obra. Bendecida con una buena impresión, Isaura Pelliza realizó una tarea en materia cultural que la llevó a escribir notas sobre el tema en el informe El Labrador y a formar parte de un naciente Agrupación cultural que en 1948 se comprometía a editar una revista titulada Animación. A esa importancia, su Cuadro Primoroso brindaba funciones permanentes y fue un ejemplo de que en Melipilla era posible tener esperanza en el uso de sus espacios con teatro local. Lo que no lució nada auspicioso en torno a finales de los cuarentas fue el cúmulo de tragedias administrativas que cruzaron al Teatro Serrano. Cabe opinar que a lo prolongado de esta década pasaron cuatro concesionarios a su mando: el no obstante conocido Francione, luego la sociedad Selman y Varcellino, ocupándolo primeramente Selman en exclusiva para posteriormente alcanzar paso a Varcellino Hermanos, y sin embargo en 1950 le tocó a Hugo Stagno. Si el primero padeció la animadversión por su filiación política, los segundos a pesar de lo dificultoso que resultó el proceso de concesión manejaron con éxito la sociedad. Sin bloqueo ésta se dividió y, a poco peregrinar, Selman clickea aqui recibió críticas porque las entradas eran muy caras, porque las películas no se oían y

108 en la Plaza de Armas, donde se podía ver el aprendizaje de los menores. Griselda Atezado, recuerda que: Teníamos que ir a todas las clases de folklore que hacía el conjunto de la Municipalidad, con el Nano Ruiz, la Alicia, Manuel Chaparro. Las hacían en el colegio porque éramos niñitas de las monjas y no podíamos salir. A posteriori hacían grandes actos. Se exacerbaba el folklore y no habían cuecas choras, las cuecas que se bailaban eran cuecas de salón y exacerbando el tema nacionalista mediante las actividades que hacía el colegio. Bancal todo muy nacionalista. El folklore tuvo apoyo en Melipilla como nunca ayer. La canción Canto a Melipilla pudo ser grabada en estudios santiaguinos, gracias al apoyo del corregidor designado Eduardo Morales 246. Un ejemplo de esto es que dos años más tarde se creó el Primer Festival Folklórico, bajo el mando de Nelson Retamales. Organizado por el municipio y la Dirección Departamental de Educación de Melipilla los díGanador 15, 16, 17 y 18 de septiembre, se congregaron escuelas de la zona en el situación de un satisfecho total y con la presencia de las cámaras de Canal 13. Esta vez, el sitio estimado no fue el Palace, sino el estadio Alberto González, que tenía mejores accesos, más espacio para ejecutar las danzas y no necesariamente un peor sonido. La empresa Soinca asimismo aportaba en esta corriente con el Festival Melipilla Canta con Melipilla de 1976, patrocinado por el Cuerpo de Bomberos y la Gobernación de Melipilla, que durante seis díGanador dirimió entre las mejores canciones del variedad folklórico e internacional. Las fiestas de la primavera, que 246 El Labrador, 22 de septiembre de prosiguieron a cargo de la Secretaría Doméstico de la Pubescencia, también disfrutaron el folklore como hito permanente.

11 jugado un papel importante, en la medida que potenciaron a otras condicionantes más perfectamente internas de la comunidad melipillana. Entonces, la hipóargumento, que se irá comprobando en los capítulos siguientes, indica que estas causas internas o endógenas, que son la desatiendo de apropiación ciudadana de estos espacios, la administración puramente empresarial de los teatros, y la excesiva rigidez de éstos para adecuarse a las nuevas demandas de la actividad artística, estarían explicando las razones de su ocaso y desaparición. En consecuencia, se podría aseverar que la socialización tendió a dejar de ocurrir en las plazas y espacios públicos céntricos habituales, y los teatros comenzaron a perder a su audiencia, la que optó por otros lugares y condiciones para la apreciación de espectáculos, tránsito que culminó, en parte, en la reclusión generalizada en el hogar, tanto Triunfadorí como en la utilización de otros espacios alternativos. Planteada Campeóní la hipójuicio, es ineludible preguntarse a qué se hace referencia cuando se habla de espacio de encuentro social cara a cara. A grandes rasgos, éste correspondería al nivel primordial de integración social en toda sociedad, definido igualmente como cultural, lo cual se puede congregar bajo el concepto de esfera de la presencia. Éste descansa sobre el núcleo pre-reflexivo de la copresencialidad 24 y la experiencia cotidiana. Acá el vínculo social entre personas emerge aproblemático o si se quiere: de manera natural, compartiéndose saberes irrefutables contenidos en lo que se ha denominado mundo de la vida Cousiño, C. & Valenzuela, E., Politización y Monetarización en América Latina, Santiago de Ají, Cuadernos del Instituto de Sociología UC, 1994, pp Para Schutz: Toda explicitación Interiormente del mundo de la vida procede En el interior del medio constituido por los asuntos que pero han sido explicitados, Adentro de una existencia que es fundamental y típicamente allegado. Confío en que el mundo, tal como ha sido conocido por mí hasta ahora, persistirá, y que, por consiguiente, el acervo de conocimiento obtenido de mis semejantes y formado mediante mis propias experien- Asumiendo esta preferencia, se puede inferir que el decadencia de la socialización en el espacio social del teatro, y la firme reclusión del manifiesto en sus hogares, está indicando, en última instancia, un ofensa de aquel vínculo social cultural fundado en el ámbito de la presencia.

77 pre acordado. En el intermedio ellos se iban a manducar al Capri. Ahí yo les preguntaba cosas. El Hugo Lagos, de los hermanos Lagos, muy conocido porque fue el primero en tocar Adiós al Séptimo de Línea, me enseñó a tocar el arpa, a poner los dedos. El deseo de Contreras se hizo ingenuidad, logrando convertirse en un destacado arpista y luthier de dicho aparato. Con su folklore recorrió el país decenas de veces, fuera en escenarios de teatros o salones, o en carpas de circo que iban desde el frío de Puerto Montt hasta el desierto del norte ínclito. Pero antes de sus periplos nacionales y cuando aún Cuadro un muchacha que gustaba de su posición en la boletería, fue informante del éxito del radioteatro Hogar, Dulce Hogar!, que en 1955 agotó con díVencedor de adelanto las aposentaduríFigura. Anunciado como un formidable acontecimiento exquisito el equipo dirigido por Eduardo de Calixto incluía a Marta Pizarro, Mario Rebolledo, María Valdés, Marta Charlín, María Godoy, Elga Cristina y Blanca Arce. El paso de figuras de la Radiodifusión no se detendría ahí. En 1956 Melipilla vería a la en tiempos remotos voz principal de Los Panchos, Raúl Shaw Moreno, acompañado por su Congregación Los Peregrinos, en dos shows que tuvieron igualmente el humor de Los Caporales y la voz de Guadalupe del Carmen, estrella máxima de la canción mexicana. Durante el mismo año incluso sucederían por la ciudad Los Hermanos Campos, Eduardo de Calixto y su compañía con la obra Celedonio se Divorcia, Encima del show de Ésta es la fiesta chilena con el sainete Hilario, alcalde Pichi pichi y la música del popular dúo María Inés. Y en noviembre, desde Radiodifusión La Cooperativa Vitalicia, unidad de los principales radioteatros como Residencial La Pichanga puso en decorado Con el bautizo de la guagüita del Pa tras P Delante.

Él obedeció y prefirió no quedarse donde no lo querían. Sin bloqueo, esto trasladaría sus costos, pues si perfectamente dejó personal a cargo de todo, elementos importantes para el espectáculo no estaban dispuestos, haciendo que la presencia de tamañGanador estrellas resultara un fiasco que hizo que hasta el mismo José Bohr dirigiera palabras en contra del empresario. Si aunque tenía muchos enemigos, ahora contaba con dos más: la Cruz Roja melipillana y su director Hernán Arias. Como tener la antipatía de la Cruz Roja Cuadro el colmo, el fin de Francione sobrevino de inmediato, dejando tras de sí el logro de acontecer gestado una programación permanente para el teatro, menos por los accidentados dos últimos abriles. Sin bloqueo, su partida no estaría exenta de polémicas al interior del municipio, pues chocarían las visiones entre quienes deseaban una pronta alternativa con un nuevo concesionario y quienes querían, frente a todo, cautelar el proceso con un llamado público de propuestas. Ganaron los primeros y su apresuramiento, entregando el uso y cuidado del teatro por cinco años a la firma Selman, Varcellino y Cía. Ltda. por un valencia de $ pesos anuales, superando en un 300% las ganancias anteriormente obtenidas. La nueva empresa se abocó de inmediato a alterar la sala, levantando el piso de la platea, colocando butacas nuevas, otro equipo sonoro y pintando las paredes. Con el capital restante se podría, finalmente, construir la frontispicio. Pero el impulso alcanzó solamente para poner en el foyer el plano del frontis que se amotinaría. Era una prioridad para la Sucursal del corregidor Roberto Excelente, aunque no se concretaría en el plazo es

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *